Feeds:
Entradas
Comentarios

Recogiendo el guante lanzado por mi hermano en su entrada en el blog, os voy a contar mis sensaciones de cara al Hitachi MTB Triatlón del próximo sábado.

A diferencia de Óscar, yo me he centrado casi en exclusiva en el running, llevo varios cientos de km a mis espaldas y teóricamente será mi punto fuerte, cómo voy a disfrutar adelantando a Óscar en lo que debería ser nuestra especialidad.

La bici ni la he tocado a día de hoy (sigo sin tener), mañana y el jueves haré algo de bici estática en el hotel para engañar a las piernas y el viernes iremos a reconocer el circuito de la carrera, así que en principio este será mi punto débil, trataré de pillar una buena rueda en la carrera y haré valer mis dotes de profesional del enduro arriesgando en las bajadas…

Respecto a la natación, visto el mal rato que pasé la última vez, he decidido dedicarle algo más de tiempo, pero poco, he ido 3 días a la piscina, sumando un total de 2,5 km. Esta vez voy con menos miedo a esta parte de la prueba, aunque no sé si esto será bueno…

Como veis, mi preparación no difiere demasiado de la del triatlón del pasado junio aunque si es cierto que estoy bastante más en forma y con menos peso.

Esperemos que la experiencia de haber terminado ya un triatlón y mi espíritu competitivo hagan que salga victorioso de este nuevo reto, porque, como no podía ser de otra manera, ya hay una apuesta entre Óscar y yo. El perdedor tendrá que pagar una cena con Long Island Ice Tea de postre en New York después de correr el maratón.

¡¡¡Hagan sus apuestas!!!

 

 

 

Anuncios

Esta mañana, a falta de 6 días para mi debut en el triatlón, he decidido realizar una prueba más o menos real, entrenando seguido natación, bici y running, con distancias similares a las que tendremos que recorrer Gaizka y yo el próximo sábado.

Las sensaciones han sido buenas. He entrenado duro, y salvo que ocurra algo raro creo que acabaré sin problemas. Eso sí, es una prueba larga (en tiempo más o menos como un medio maratón), y si vamos a saco (eso ni se pregunta), habrá momentos de sufrimiento.

Os cuento mis sensaciones previas en cada una de las disciplinas. Me gustaría que Gaizka hiciera lo mismo para poder abrir una entrada con una encuesta sobre el vencedor en esta prueba.

Natación

Sin duda es la disciplina que me asustaba de inicio. En el relato de Gaizka sobre su primera experiencia en triatlón me sorprendió que, siendo la primera prueba, fuese la única en la que tuvo dudas sobre si lograría acabar el reto. Realmente es fácil de adivinar la razón: si te cansas en bici o corriendo, te paras y descansas. ¿Pero qué haces si te cansas en medio de un lago? Si a eso le añades la dificultad de nadar en grupo, nadar muchos metros seguidos sin poder apoyarte en el borde de una piscina… A priori era la prueba que más respeto me imponía.

Por suerte o por desgracia, mis problemas en la rodilla han posibilitado que haya podido entrenar la natación mucho más de lo que lo habría hecho en condiciones normales. Esto me ha permitido por un lado mejorar muchísimo, pero sobre todo coger confianza. Ahora mismo no tengo dudas de que saldré del agua, y la verdad es que lo único que me quita el sueño es que me entre agua en las gafas.

Ciclismo

El ciclismo es probablemente la parte más importante en un triatlón, ya que más de la mitad del tiempo se pasa pedaleando. Nunca he sido mucho de bici, sobre todo desde que siendo pequeño me la prohibieron porque era mala para el fútbol, pero en los 2 últimos años sí había pedaleado bastante durante la preparación del maratón de Bilbao.

Al igual que con la natación, la lesión de tobillo me ha permitido entrenar la bici mucho más de lo esperado, y creo que estoy preparado para hacerlo bien.

Running

A priori la disciplina en la que debería ser más fuerte, pero que por culpa de la lesión no la he podido entrenar demasiado. Además, a diferencia de Gaizka, mis entrenos para el maratón son bastante lentos, por lo que, aunque no tendré problemas en acabar sólo 4 kilómetros, posiblemente mi ritmo esté bastante alejado del que pueda mantener Gaizka.

Pero bueno, espero quitarme el casco con bastantes minutos de ventaja sobre él y poder esperar tranquilamente en meta mientras llega.

Bueno, Gaizka, últimamente estás bastante poco activo en el blog, supongo que porque estás todo el rato entrenando. ¿Nos cuentas?

Un reto apasionante

Como comentaba en la última entrada, tras 15 días de dieta, bici y natación, había conseguido bajar 4 kilos y ponerme en un peso “digno”. Pero el motivo fundamental de ese parón como runner no era perder peso, sino recuperarme de mis maltrechas rodillas. En el momento de escribirlo ya había hecho mi primer entreno corriendo, pero prefería dejar pasar unos días y algún otro entrenamiento antes de hacer mis primeras valoraciones.

Ahora ya he corrido 3 días, así que creo que es el momento de recapitular. Empezaría diciendo que en mi vuelta a correr ha habido luces y sombras:

La luz es mi estado de forma. Me encuentro muchísimo mejor que antes del parón. La bajada de peso me hace sentirme más ligero, pero además la natación y la bici me han mantenido en forma, y estoy consiguiendo correr más distancia y más rápido. Hoy en concreto he corrido (con Gaizka) 10km. por un recorrido que podríamos llamar montañoso, a la misma velocidad a la que hace 15 días a duras penas era capaz de correrlos en llano. El martes corrimos 11 (eso sí, hablando y muuuyyyy lento), mi mayor distancia desde que hace casi 1 año corrimos el maratón de Bilbao.

Las sombras son, como siempre, mis lesiones. Las rodillas están mejor que hace 15 días (¡sólo faltaba!), pero me siguen doliendo. Hoy menos, pero el martes, bastante… demasiado. Lo peor es que ahora no tengo una molestia, ahora tengo 2: el martes volví a sentir un dolor fuerte en ambos abductores. Esta lesión es una vieja conocida para mí, y le tengo muchísimo miedo. Hoy me ha molestado menos, espero que sea buena señal.

En fin, voy a ser optimista. Sigo con retraso pero al menos ya soy capaz de correr 10 km., con facilidad. Tendré que recuperar el tiempo perdido con un poco más de entrenamiento de running (mucho más podría ser contraproducente), y lo apoyaré con entrenos en bici y nadando, una vez demostrado que son positivos para mejorar corriendo, y sobre todo que son mucho menos agresivos para mi maltrecho cuerpo.

En conclusión, no voy a dejar que los problemas me superen y me hagan ver que estoy afrontando una misión imposible. Prefiero ver que tengo por delante un reto apasionante…

¿Objetivo cumplido?

Bueno, queridos y escasos lectores: ya han pasado las 2 semanas de las que os hablé en la anterior entrada.

Como recordaréis (o no 😦 ), unos problemas de rodilla durante mi primera semana de vacaciones me hicieron tomar una drástica decisión que ponía muy en duda mi posible participación en el Maratón de NY: tomarme un descanso de 2 semanas de correr, para intentar por un lado que el reposo me ayudase a mejorar de los dolores, y por otro bajar de peso lo suficiente como para dejar de maltratar a mi cuerpo en cada pisada. Para ello, además de una estricta dieta de las mías, me dedicaría, aprovechando que dentro de 15 días machacaré a Gaizka en mi primer Triatlón, a hacer ciclismo y natación. El objetivo era tan claro como complicado para cualquiera de fuera de Bilbao: perder 5 kg. en 2 semanas.

El caso es que ya han pasado esas 2 semanas. Os resumo el resultado en cifras:

CICLISMO
Entrenamientos: 10
Kilómetros totales: 303,86
Kilómetros medios: 30,38
Kilómetros máximos: 62,1

NATACIÓN
Entrenamientos: 8
Kilómetros totales: 9,01 (360 largos)
Kilómetros medios: 1,13 (45 largos)
Kilómetros máximos: 1,35 (54 largos)

Creo que no está mal, he hecho muchos días de entrenamientos dobles, y sólo un día de descanso (el último).

¿Y los kilos? Pues bueno, la verdad es que empecé muy bien, pero me relajé un poco al final. Aún así, he bajado 4 kg., que no está nada mal para 2 semanas. Me quedan unos 4 en los 2 meses que quedan hasta el maratón, así que no creo que tenga problemas. Y mi peso actual, en teoría debería ser suficiente para correr sin problemas de rodilla.

Digo esto porque lo de bajar peso está muy bien, pero el verdadero objetivo de esta terapia de choque era superar los problemas de rodilla. ¿Lo habré conseguido? Eso lo dejamos para el próximo capítulo. Hoy he corrido 6km., pero prefiero esperar unos días antes de daros unas impresiones más fundadas. De momento puedo decir que ya no soy el Hommer de la última entrada. Ahora soy éste:

Hommer

Ya sólo faltan 62 días…

Más difícil todavía

Hola a tod@s.

Debido a mi larga ausencia en el blog, es probable que muchos ni siquiera os acordéis de mí, así que empezaré por presentarme: soy ése que ha sido repetidamente descrito por la persona que llegó detrás de mí en el maratón de Bilbao usando fotos de este tipo:

homer-simpson-fat (1)

ronaldo-gordo

Me siento hoy ante este teclado triste y deprimido porque debo contar algo que me avergüenza y que, sinceramente, jamás imaginé que escribiría:

Me rindo, abandono el reto de correr el maratón de NY, al menos el de 2013.

¡LOS COJONES!

Camiseta NY2013

Lo que en realidad quería deciros hoy son 3 cosas:
– Voy a terminar el maratón de NY de 2013
– Voy a hacerlo llegando por delante de Gaizka
– Cuando lo haga demostraré que soy el tío con más cojones de Euskadi (y todos sabemos lo que significa esto, no quiero pecar de prepotente al hablar del mundo o del universo).

Bueno, ya me he quedado a gusto. Ahora me explico:

Todos sabéis que nuestra preparación para el maratón de Bilbao fue, como mucho, de aprobado. Bueno, en realidad la de Gaizka ni eso, porque hay que reconocerle los huevos que tuvo para acabar sufriendo como un perro los últimos 15 km. por no haber hecho una preparación adecuada haciendo tiradas largas.

Pero la preparación de esta vez roza lo dramático. De ahí mi apocalíptico mensaje inicial, que evidentemente era una broma, y lo grandilocuente de la tercera de mis afirmaciones, que seguro que todos compartís una vez conozcáis mi estado actual a falta de menos de 3 meses para la gran cita.

Empezando por el principio, una vez finalizado nuestro primer maratón me abandoné a una vida de reposo y gula. Tanto que en menos de 3 meses ya había recuperado los 13 kilos que tanto esfuerzo había necesitado para perder y era incapaz de correr 5 km. seguidos.

No era lo planificado, pero tampoco me preocupaba. Aún quedaba mucho tiempo por delante para volver a recuperar el peso y la rutina de correr antes de llegar a las 16 semanas antes del maratón, que marcan el inicio de la preparación específica. Se supone que para entonces se llega con unas cuantas centenas de kilómetros en las piernas, con un peso al menos decente, y con el hábito de correr 10 km. con cierta facilidad, ya que es la distancia que hay que recorrer en la mayoría de los estrenos diarios.

En mi caso llegué así:

– Solo había perdido 2 de los al menos 13 kilos que me sobraban
– Apenas había hecho una decena de estrenos de unos 5 km.
– Era absolutamente incapaz de llegar a correr 10 km sin pararme.

¿Preocupado? ¡Para nada! Es más, suponía un aliciente extra. Al fin y al cabo ya había demostrado ser capaz de correr un maratón. ¿Qué mérito podía tener correr otro? Encontrarme a falta de 16 semanas en un estado de forma tan lamentable podía ser la motivación que me ayudase a ponerme en marcha.

Además, como sabéis hace unas semanas decidí emular a Gaizka participando en un triatlón a mediados de Septiembre. Eso, al margen de suponer una motivación extra a corto plazo, me ayudaría, ya que los entrenos en bici (siempre sumados a los planificados de running, no como sustitutivos), me ayudarían a ganar fondo y sobre todo a adelgazar más rápidamente.

Desde entonces han pasado 4 semanas. Las 3 primeras no fueron malas, aunque tampoco buenas. Perdí peso, aunque sólo 3 kilos, insuficiente aún, y aunque entrené bastantes días, sólo en uno de ellos fui capaz de llegar a los 10 km. Pero estaba contento: había cogido la rutina de entrenar casi a diario, me sentía de nuevo corredor, y era cuestión de bajar un poquito más de peso el poder correr más kilómetros y volver a entrenar como una bestia.

Pero todo cambió la semana pasada, tras mi primer y único entrenamiento de 10 km. Sucedió algo esperable pero inesperado. Esperable porque siempre que corro regularmente con más de 90 kilos me pasa. Inesperado porque soy gilipollas y no me había dado cuenta de que me iba a pasar sí o sí: al día siguiente de ese feliz entreno de 10 km. (fui a un ritmo rápido para mi estado actual y las sensaciones fueron buenas), comenzaron a dolerme mucho las rodillas. Debido a experiencias pasadas supe que debía tomármelo como algo serio, y decidí mezclar esta semana a partes iguales los entrenamientos en bici, nadando y corriendo. Pero ayer, salí a correr y desde el primer paso la rodilla derecha me empezó a doler. Y ya en el km. 6 tuve que parar cuando comenzó a dolerme también la izquierda.

En ocasiones anteriores, incluida la preparación del año pasado para el maratón de Bilbao, lo que hice llegado a este punto es entrenar en bici mientras bajaba peso. Eso me ayudaba a coger una base de fondo interesante para cuando empezara a correr, y por supuesto, ayudado por una dieta, a adelgazar. Pero claro, la otra vez lo hice 3 o 4 meses antes de llegar a las 16 semanas.

Ahora debo hacerlo dentro de estas 16 semanas, perdiendo gran parte de los entrenamientos y kilómetros que debería acumular corriendo.

En fin, el caso es que me he trazado un plan para las próximas 2 semanas que consiste en lo siguiente:

– Perder 5 kilos, llegando a los 85.

– Entrenar únicamente bici y natación. Eso sí, de manera intensa. Intensa de verdad: todos los días entrenos de los 2 deportes, a saco de ritmo y distancia. Eso me ayudará a lograr el primer objetivo (no es fácil bajar 5 kilos en 2 semanas), y por otro lado espero que palie en cierto modo la ausencia de los entrenos que realmente necesito, los de running.

Si esto no basta, tendré que hacer lo que un tío con los cojones bien puestos nunca haría: ir a un fisio. Sí, ya lo sé, no es digno de mí, y puedo aseguraros que no sería poca la vergüenza que sentiría de mí mismo. Pero si no queda otra, lo haré.

El caso es que me encontraré a falta de 10 semanas para el maratón, con poco más de una centena de kilómetros corriendo. Así es: ¡Más difícil todavía!

Así que me encuentro contento y excitado ante el reto que me espera por delante. Por fin una motivación de verdad, y no ir hasta New York gastándome una pasta para hacer algo que ya he hecho y por tanto ya sé que soy capaz de hacer. Joder, que si hay que ir se va, pero ir para casi nada… si voy que sea para dejar huella.

En fin, queridos lectores, ya conocéis la situación. Ahora os toca ser retados: dejo en el aire para quien quiera cogerla, la apuesta de que, contra todo pronóstico e incluso contra toda lógica, venceré a Gaizka tanto en el triatlón de Septiembre como en el maratón de NY. Espero vuestros comentarios (incluso los del segundón).

No me gustaría acabar esta entrada sin felicitar y agradecer a Gaizka por haberme hecho tío por primera vez. Ya sabemos a quién dedicaremos nuestra gran entrada en la meta de NY. ¡Ongi etorri, Lucía!

HITACHI MTB TRIATLON 2013
Fecha: 14  de Septiembre  de 2013

Lugar: Casa de campo ( Madrid)

Distancia: X-Mountain Pro (750 m / 20 km / 4 km)

Quién corre: Gaizka, Óscar y Toño

Como no podía ser de otra manera, a Óscar le ha dado envidia que yo haya sido capaz de terminar un triatlón, así que ha decidido incluir uno en su preparación para el maratón y qué mejor evento para estrenarse en la especialidad que el que patrocinamos en Hitachi, el Hitachi MTB Triatlón, que se celebrará el 14 de septiembre en la casa de campo de Madrid.

hitachi triatlon cartel

Óscar ya ha empezado a andar en bici y empezará a nadar esta semana, yo prefiero centrarme en el maratón y únicamente dedicaré dos semanas a la bici y a nadar, espero que la táctica de no-entrenamiento que utilicé para el otro triatlón me dé tan buen resultado como aquella vez…

homer agua

homer bici

homer corriendo

Parece ser que el patriarca se quiere animar también a correrlo, aunque una distancia más corta, hará unas pruebas de natación estos días y tomará la decisión en un par de semanas.

La distancia que hemos elegido es la X-Mountain Pro (esta vez sí que suena bien) y son 750 m nadando, 20 km en bici de montaña y 4 km corriendo.

¡¡¡Animaos a apuntaros, será divertido!!!

Hitachi-MTB-Triatlon-en-festibike

Este año, la feria referencia del sector de la bicicleta cuenta con más novedades que nunca. Con motivo de Festibike 2013, Last Lap e HITACHI Aire Acondicionado organizarán el sábado 14 de septiembre un Triatlón de montaña en la zona verde de la madrileña Casa de Campo. El Triatlón de montaña combina tres disciplinas deportivas, natación, ciclismo y carrera a pie. La diferencia con el Triatlón tradicional se encuentra en el tipo de terreno sobre el que desarrolla la actividad. En el Triatlón de montaña tanto el segmento del ciclismo como el de la carrera a pie se realizan sobre tierra y en el caso del ciclismo los triatletas utilizan bicicletas de montaña o mountain bike.

La Casa de Campo es sin duda el lugar idóneo para organizar una prueba de estas características por su localización, por las dimensiones de su espacio natural, por la ubicación del lago y por ser sede de una de las pruebas de las Series Mundiales de Triatlón.

El objetivo es organizar uno de los Triatlones de montaña de referencia en España dirigido a los triatletas más especializados de esta disciplina deportiva pero sin olvidar al resto de participantes que disfrutan también con el Triatlón y que son los que hacen que este deporte sea cada vez más popular y practicado en nuestro país.

La prueba está programada para el sábado 14 de septiembre en jornada de tarde desde las 16.00h hasta las 19.30h.

Con esta prueba HITACHI Aire Acondicionado ha querido dar continuidad  a su apoyo y colaboración por fomentar la practica del Triatlón.

Ésta será solo una de las pruebas del amplio programa de un Festibike 2013 que promete mucho en su nueva localización, en la que cuenta con más de 20.000 metros cuadrados de superficie total para dar vida a las múltiples actividades y a su Feria profesional de ciclismo donde el sector expondrá todos sus productos de la nueva temporada.

QUÉ DICEN LOS ‘PROS’:

Ana Burgos (Campeona de Europa de Triatlón 03-04, 7ª en los JJOO de Atenas 2004 y subcampeona de España de MTB 93)“En el Triatlón de montaña la natación no es tan decisiva pero la mountain bike te exige más“.

Rubén Ruzafa (Campeón del Mundo de XTerra 2008, Campeón de España de MTB XCO (2008, 2006 y 2005) y Campeón del Mundo de Team Relay 2005)“Es una gran noticia que se organice un gran Triatlón de montaña en la Casa de Campo y además coincidiendo con Festibike. El TRI X-Mountain mezcla lo mejor del MTB y del Triatlón“.

Mario Mola (Campeón del Mundo junior de Triatlón 2009, 2º Copa del Mundo de Triatlón de Nueva Zelanda y Austria y 3º Cto. de Europa 2013)“El segmento de carrera a pié de la Casa de Campo engaña, no hay mucha pendiente pero pica lo suficiente para tener que regular el ritmo y adaptar nuestro correr al terreno”.

Wild Wolf Triathlon Series by Polar 2013

Fecha: 29 de Junio de 2013 Lugar: Casa de campo (Madrid)

Distancia: Sprint

Quién corre: Gaizka

Compañeros: Susana, Tamara, Alicia, Ana, Thiago, Kenya, Jota, Rich, Iñaki, Paco, Antonio y Yamane

CORREDOR

TIEMPO

PUESTO

PUESTO/100

Gaizka

1 h 47min 24seg

937/1285

73

1 de Abril, primer día de trabajo en Hitachi:

-Oye Gaizka, estamos entrenando todos para correr un triatlón el 29 de junio, ¿te animas?

-Sí claro, un tío de Bilbao no dice nunca que no a un reto…

Antecedentes:

Natación: Creo que en mi vida había hecho más de 2 largos seguidos

Ciclismo: Dejé de tener bici propia a los 14 años (lo mío siempre ha sido el motor) y mi record personal en distancia creo que fue un día que fui de Villademor a Valencia de Don Juan (unos 7 km) y por supuesto la cuesta del castillo la hice andado.

Running: Eso sí estaba controlado, pero evidentemente nunca había corrido después de andar en bici.

La distancia elegida (pensando que hacer menos era de maricas) fue el sprint, pero yo la llamo machomán (750 m nadando, 23,3 km en bici y 5 km corriendo), aunque la mayoría de la gente de Hitachi, menos los valientes, finalmente se apuntaron el super sprint.

La idea era entrenar las dos modalidades que no tenía controladas durante esos casi 3 meses, aunque la realidad fue otra:

Natación: 3 días con un total de unos 2,5 km recorridos

Ciclismo: Le pedí su bici a mi cuñado Álvaro con la intención de entrenar a menudo y el primer día se pinchó tras recorrer sólo 5 km ( a día de hoy todavía no he terminado de arreglarla…) y la semana pasada hice 48 km en dos días de bicicleta elíptica.

Running: He salido a correr unos cuantos días aunque siempre tiradas de menos de 10 km

Después de esa dura preparación llegó el día de la carrera, teníamos el tri-mono oficial de Hitachi con nuestro nombre, unas bicis buenísimas que nos había alquilado la empresa y un montón de compañeros y familia para animarnos, no podíamos fallarles.

la foto

Los novatos estábamos muy nerviosos, preguntándonos por qué nos habíamos metido en ese embolado, pero ya no había vuelta atrás, allí estábamos y teníamos que acabarlo aunque fuese a gatas. Cada uno de los que corrimos tenemos nuestras anécdotas, yo voy a contar las de mi carrera, pero desde aquí invito a mis compañeros (Susana, Tamara, Alicia, Ana, Thiago, Kenya, Jota, Rich, Iñaki, Paco, Antonio y Yamane) a que escriban las suya y las cuelgo en el blog.

Mi salida era con la primera tanda, un error en los tiempos estimados hizo que me colocasen con los más rápidos y no me hacía mucha gracia salir del agua el último, así que estaba bastante preocupado. En mis entrenos en piscina siempre paraba a descansar cada 10 largos más o menos, así que no estaba totalmente convencido de ser capaz de nadar 750 metros. Me tiré al agua un par de segundos después de la salida para evitar los golpes de los primeros metros, más o menos lo conseguí y empecé a nadar a mi ritmo, no iba el último pero casi, y cuando llevaba unos 100 metros me empecé a agobiar, no era capaz de llevar bien la respiración, me entraba agua por la boca y estaba muy cansado. En ese momento incluso pensé en abandonar, pero mi orgullo no me lo permitía, así que paré un momento, cogí aire y me puse a nadar de nuevo.

Cuando llegué a la primera bolla empecé a notar golpes en mis pies, estaban llegando los de la siguiente salida, que salían 2 minutos después, y parecía que llevaban prisa… seguí nadando hasta la segunda y tercera bollas y por el camino empecé a ver gorros naranjas, ya llegaban los de la salida 4 minutos después de la mía, pero esa no era mi batalla, mi objetivo era no ser el último de los gorros blancos. Después de girar en la última bolla me vine arriba, lo iba a conseguir, y para asegurarme que no iba a ser el último de mi grupo adelanté a un gorro blanco en esos últimos 100 metros y cuando quedaban unos 20 metros un gilipollas que quería adelantarme empezó a darme golpes mientras nadaba, me cagué en su p… madre y solucionado, se apartó un poquito y siguió su camino.

Ya estaba fuera del agua, había conseguido no morir ahogado, ahora tocaba ir corriendo a por la bici. Pasé por la zona de los animadores de Hitachi y ¡a por la bici!. Me puse todos los bártulos y corriendo con la bici hasta fuera de los boxes, ahí vi a Jota y le dije que me saludara cuando me adelantase.

Arranqué con la bici y a 300 metros una cuesta del infierno quería fastidiarme el día, no tenía controlados los cambios y cuando quería subir bajaba y al revés, así que lo pasé bastante mal en esa cuesta, además como nunca había montado en un a bici de ciclista, intenté ponerme de pié y casi me caigo, así que decidí correr sentado, a lo Indurain, con dos cojones, minando la moral de los rivales… bueno realmente creo que en las 3 vueltas adelanté a unos 5 tíos y me adelantarían fácilmente más de 100 así que no les intimidé mucho con la técnica de Miguelón, pero es lo que había.

A mitad de la segunda vuelta me pasó Jota como un tiro y le pedí que me tirase una cuerda para seguirle, pero parece ser que no llevaba ninguna y no me la echó. Seguí con más pena que gloria el resto del tramo en bici cuando a falta de unos 3 km hice un gran descubrimiento, ya sabía porqué se me salían los pies de los pedales de vez en cuando, estaba apoyándolos en la parte de zapatillas de ciclista que tenían un saliente en lugar del lado plano, vamos, de coña.

Terminé mi odisea en bici y ahora llegaba lo mío, el running. Empecé bastante flojo porque las piernas no iban después de la carrera en bici, pero poco a poco me empecé a sentir mejor y a subir el ritmo, los ánimos de los compañeros y de Paloma me hicieron venirme arriba y conseguí recuperar la distancia que me llevaba Jota y le adelanté (aunque como él había salido más tarde que yo me ganó en tiempo total). La llegada a meta fue muy emocionante, había un montón de gente animándome y por fin había conseguido superar un nuevo reto, era finisher de un triatlón.

la foto(1)
Mañana empiezo a entrenar para el maratón de New York, pero parece que en septiembre correré un nuevo triatlón, os mantendré informados.