Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Carreras’ Category

HITACHI MTB TRIATLON 2013
Fecha: 14  de Septiembre  de 2013

Lugar: Casa de campo ( Madrid)

Distancia: X-Mountain Pro (750 m / 20 km / 4 km)

Quién corre: Gaizka, Óscar y Toño

Como no podía ser de otra manera, a Óscar le ha dado envidia que yo haya sido capaz de terminar un triatlón, así que ha decidido incluir uno en su preparación para el maratón y qué mejor evento para estrenarse en la especialidad que el que patrocinamos en Hitachi, el Hitachi MTB Triatlón, que se celebrará el 14 de septiembre en la casa de campo de Madrid.

hitachi triatlon cartel

Óscar ya ha empezado a andar en bici y empezará a nadar esta semana, yo prefiero centrarme en el maratón y únicamente dedicaré dos semanas a la bici y a nadar, espero que la táctica de no-entrenamiento que utilicé para el otro triatlón me dé tan buen resultado como aquella vez…

homer agua

homer bici

homer corriendo

Parece ser que el patriarca se quiere animar también a correrlo, aunque una distancia más corta, hará unas pruebas de natación estos días y tomará la decisión en un par de semanas.

La distancia que hemos elegido es la X-Mountain Pro (esta vez sí que suena bien) y son 750 m nadando, 20 km en bici de montaña y 4 km corriendo.

¡¡¡Animaos a apuntaros, será divertido!!!

Hitachi-MTB-Triatlon-en-festibike

Este año, la feria referencia del sector de la bicicleta cuenta con más novedades que nunca. Con motivo de Festibike 2013, Last Lap e HITACHI Aire Acondicionado organizarán el sábado 14 de septiembre un Triatlón de montaña en la zona verde de la madrileña Casa de Campo. El Triatlón de montaña combina tres disciplinas deportivas, natación, ciclismo y carrera a pie. La diferencia con el Triatlón tradicional se encuentra en el tipo de terreno sobre el que desarrolla la actividad. En el Triatlón de montaña tanto el segmento del ciclismo como el de la carrera a pie se realizan sobre tierra y en el caso del ciclismo los triatletas utilizan bicicletas de montaña o mountain bike.

La Casa de Campo es sin duda el lugar idóneo para organizar una prueba de estas características por su localización, por las dimensiones de su espacio natural, por la ubicación del lago y por ser sede de una de las pruebas de las Series Mundiales de Triatlón.

El objetivo es organizar uno de los Triatlones de montaña de referencia en España dirigido a los triatletas más especializados de esta disciplina deportiva pero sin olvidar al resto de participantes que disfrutan también con el Triatlón y que son los que hacen que este deporte sea cada vez más popular y practicado en nuestro país.

La prueba está programada para el sábado 14 de septiembre en jornada de tarde desde las 16.00h hasta las 19.30h.

Con esta prueba HITACHI Aire Acondicionado ha querido dar continuidad  a su apoyo y colaboración por fomentar la practica del Triatlón.

Ésta será solo una de las pruebas del amplio programa de un Festibike 2013 que promete mucho en su nueva localización, en la que cuenta con más de 20.000 metros cuadrados de superficie total para dar vida a las múltiples actividades y a su Feria profesional de ciclismo donde el sector expondrá todos sus productos de la nueva temporada.

QUÉ DICEN LOS ‘PROS’:

Ana Burgos (Campeona de Europa de Triatlón 03-04, 7ª en los JJOO de Atenas 2004 y subcampeona de España de MTB 93)“En el Triatlón de montaña la natación no es tan decisiva pero la mountain bike te exige más“.

Rubén Ruzafa (Campeón del Mundo de XTerra 2008, Campeón de España de MTB XCO (2008, 2006 y 2005) y Campeón del Mundo de Team Relay 2005)“Es una gran noticia que se organice un gran Triatlón de montaña en la Casa de Campo y además coincidiendo con Festibike. El TRI X-Mountain mezcla lo mejor del MTB y del Triatlón“.

Mario Mola (Campeón del Mundo junior de Triatlón 2009, 2º Copa del Mundo de Triatlón de Nueva Zelanda y Austria y 3º Cto. de Europa 2013)“El segmento de carrera a pié de la Casa de Campo engaña, no hay mucha pendiente pero pica lo suficiente para tener que regular el ritmo y adaptar nuestro correr al terreno”.

Anuncios

Read Full Post »

Wild Wolf Triathlon Series by Polar 2013

Fecha: 29 de Junio de 2013 Lugar: Casa de campo (Madrid)

Distancia: Sprint

Quién corre: Gaizka

Compañeros: Susana, Tamara, Alicia, Ana, Thiago, Kenya, Jota, Rich, Iñaki, Paco, Antonio y Yamane

CORREDOR

TIEMPO

PUESTO

PUESTO/100

Gaizka

1 h 47min 24seg

937/1285

73

1 de Abril, primer día de trabajo en Hitachi:

-Oye Gaizka, estamos entrenando todos para correr un triatlón el 29 de junio, ¿te animas?

-Sí claro, un tío de Bilbao no dice nunca que no a un reto…

Antecedentes:

Natación: Creo que en mi vida había hecho más de 2 largos seguidos

Ciclismo: Dejé de tener bici propia a los 14 años (lo mío siempre ha sido el motor) y mi record personal en distancia creo que fue un día que fui de Villademor a Valencia de Don Juan (unos 7 km) y por supuesto la cuesta del castillo la hice andado.

Running: Eso sí estaba controlado, pero evidentemente nunca había corrido después de andar en bici.

La distancia elegida (pensando que hacer menos era de maricas) fue el sprint, pero yo la llamo machomán (750 m nadando, 23,3 km en bici y 5 km corriendo), aunque la mayoría de la gente de Hitachi, menos los valientes, finalmente se apuntaron el super sprint.

La idea era entrenar las dos modalidades que no tenía controladas durante esos casi 3 meses, aunque la realidad fue otra:

Natación: 3 días con un total de unos 2,5 km recorridos

Ciclismo: Le pedí su bici a mi cuñado Álvaro con la intención de entrenar a menudo y el primer día se pinchó tras recorrer sólo 5 km ( a día de hoy todavía no he terminado de arreglarla…) y la semana pasada hice 48 km en dos días de bicicleta elíptica.

Running: He salido a correr unos cuantos días aunque siempre tiradas de menos de 10 km

Después de esa dura preparación llegó el día de la carrera, teníamos el tri-mono oficial de Hitachi con nuestro nombre, unas bicis buenísimas que nos había alquilado la empresa y un montón de compañeros y familia para animarnos, no podíamos fallarles.

la foto

Los novatos estábamos muy nerviosos, preguntándonos por qué nos habíamos metido en ese embolado, pero ya no había vuelta atrás, allí estábamos y teníamos que acabarlo aunque fuese a gatas. Cada uno de los que corrimos tenemos nuestras anécdotas, yo voy a contar las de mi carrera, pero desde aquí invito a mis compañeros (Susana, Tamara, Alicia, Ana, Thiago, Kenya, Jota, Rich, Iñaki, Paco, Antonio y Yamane) a que escriban las suya y las cuelgo en el blog.

Mi salida era con la primera tanda, un error en los tiempos estimados hizo que me colocasen con los más rápidos y no me hacía mucha gracia salir del agua el último, así que estaba bastante preocupado. En mis entrenos en piscina siempre paraba a descansar cada 10 largos más o menos, así que no estaba totalmente convencido de ser capaz de nadar 750 metros. Me tiré al agua un par de segundos después de la salida para evitar los golpes de los primeros metros, más o menos lo conseguí y empecé a nadar a mi ritmo, no iba el último pero casi, y cuando llevaba unos 100 metros me empecé a agobiar, no era capaz de llevar bien la respiración, me entraba agua por la boca y estaba muy cansado. En ese momento incluso pensé en abandonar, pero mi orgullo no me lo permitía, así que paré un momento, cogí aire y me puse a nadar de nuevo.

Cuando llegué a la primera bolla empecé a notar golpes en mis pies, estaban llegando los de la siguiente salida, que salían 2 minutos después, y parecía que llevaban prisa… seguí nadando hasta la segunda y tercera bollas y por el camino empecé a ver gorros naranjas, ya llegaban los de la salida 4 minutos después de la mía, pero esa no era mi batalla, mi objetivo era no ser el último de los gorros blancos. Después de girar en la última bolla me vine arriba, lo iba a conseguir, y para asegurarme que no iba a ser el último de mi grupo adelanté a un gorro blanco en esos últimos 100 metros y cuando quedaban unos 20 metros un gilipollas que quería adelantarme empezó a darme golpes mientras nadaba, me cagué en su p… madre y solucionado, se apartó un poquito y siguió su camino.

Ya estaba fuera del agua, había conseguido no morir ahogado, ahora tocaba ir corriendo a por la bici. Pasé por la zona de los animadores de Hitachi y ¡a por la bici!. Me puse todos los bártulos y corriendo con la bici hasta fuera de los boxes, ahí vi a Jota y le dije que me saludara cuando me adelantase.

Arranqué con la bici y a 300 metros una cuesta del infierno quería fastidiarme el día, no tenía controlados los cambios y cuando quería subir bajaba y al revés, así que lo pasé bastante mal en esa cuesta, además como nunca había montado en un a bici de ciclista, intenté ponerme de pié y casi me caigo, así que decidí correr sentado, a lo Indurain, con dos cojones, minando la moral de los rivales… bueno realmente creo que en las 3 vueltas adelanté a unos 5 tíos y me adelantarían fácilmente más de 100 así que no les intimidé mucho con la técnica de Miguelón, pero es lo que había.

A mitad de la segunda vuelta me pasó Jota como un tiro y le pedí que me tirase una cuerda para seguirle, pero parece ser que no llevaba ninguna y no me la echó. Seguí con más pena que gloria el resto del tramo en bici cuando a falta de unos 3 km hice un gran descubrimiento, ya sabía porqué se me salían los pies de los pedales de vez en cuando, estaba apoyándolos en la parte de zapatillas de ciclista que tenían un saliente en lugar del lado plano, vamos, de coña.

Terminé mi odisea en bici y ahora llegaba lo mío, el running. Empecé bastante flojo porque las piernas no iban después de la carrera en bici, pero poco a poco me empecé a sentir mejor y a subir el ritmo, los ánimos de los compañeros y de Paloma me hicieron venirme arriba y conseguí recuperar la distancia que me llevaba Jota y le adelanté (aunque como él había salido más tarde que yo me ganó en tiempo total). La llegada a meta fue muy emocionante, había un montón de gente animándome y por fin había conseguido superar un nuevo reto, era finisher de un triatlón.

la foto(1)
Mañana empiezo a entrenar para el maratón de New York, pero parece que en septiembre correré un nuevo triatlón, os mantendré informados.

Read Full Post »

XXXII Medio Maratón Ciudad Universtaria

Fecha: 10 de Marzo  de 2013 Lugar: MadridDistancia: Medio MaratónQuién corre: Gaizka

Compañero: Miegi

CORREDOR

TIEMPO

RITMO

PUESTO

PUESTO/100

Gaizka

1h 52min 30seg

5:20

1063/1691

63

Miegi

1h 52min 32seg

5:20

1064/1691

63

 

Primera carrera de la temporada, a la que como ya había adelantado en el blog llegaba justito de forma. Miegi sin embargo había estado entrenando duro y a pesar de su apariencia, creo que no ha perdido ni un gramo, andaba como un toro. La verdad es que en la primera vuelta me encontré bastante bien, pero el estado de forma previsto se manifestó a partir de la segunda. Miegi fue marcando el ritmo toda la segunda vuelta y yo, con problemas intestinales de nuevo (nunca aprenderá a cuidarme la noche anterior…), le seguía como podía sabiendo que al final de la segunda vuelta no esperaban Mari Luz y el hermano de Miegi para acompañarnos hasta el final y bajaríamos el ritmo considerablemente.

Aparecieron un poco antes de terminar la segunda vuelta y los dejamos atrás sin darnos cuenta, por lo que poco después de terminarla nos paramos a esperarles. Una vez nos cogieron empezamos a correr a su ritmo pero fuimos acelerando poco a poco hasta que les volvimos a dejar atrás y recuperamos el ritmo de las primeras vueltas. En la recta de meta me vine arriba, como siempre, y le saque unos segundos a Miegi que a la postre me sirvieron para poder presumir de haberle ganado, aunque esta vez de manera injusta.

Próxima cita: Medio Maratón de Madrid 7 de Abril

LCPT2013_1883 LCPT2013_1884

Read Full Post »

XXXII Media maratón ciudad universitaria
Fecha: 10  de Marzo  de 2013 Lugar: Madrid

Distancia: 21,076 km

Quién corre: Gaizka

Colaboradores: Miegi y Lolo

Empezamos la temporada de running 2013 con una carrera con tres posibilidades de distancia 7, 14 y 21 km. Miegi y yo que tenemos como objetivo correr el Rock & Roll Maratón de Madrid este año vamos a atacar a los 21 km y Lolo aun siendo el que está en mejor forma de los tres se conformará en principio con correr 14.

Miegi y yo llegamos justitos de forma, hemos intentado quedar un par de veces para entrenar distancias largas pero no hemos podido coincidir y se ve que nuestra fuerza de voluntad individual no pasa por su mejor momento.

El recorrido es muy llano y en principio nos favorecerá para no hacer un tiempo vergonzoso, ahora mismo nos estamos planteando un tiempo objetivo de 1:50, a ver qué somos capaces de hacer…

circuito_mmcu_2013

Esta es la primera de las dos medias que vamos a correr antes de llegar al maratón, la siguiente será un mes después también en Madrid.

Para los que os preguntáis por el estado físico de Óscar, os dejo una foto reciente:

Foto reciente de Óscar

Foto reciente de Óscar

Read Full Post »

III Carrera Marca “Derbi de las aficiones”

Fecha: 11/11/2012

Lugar: Madrid

Distancia: 10k

Corredor: Gaizka

Compañeros: Lolo, Miegi, Manu y Mari Luz

CORREDOR TIEMPO RITMO PUESTO PUESTO/100
Lolo 41min 35seg 4:10 532/6272 8
Gaizka 43min 48seg 4:23 980/6272 16
Miegi 58min 32seg 5:51 5252/6272 83
 Manu 58min 35seg 5:51 5260/6272 84
Mari Luz 58min 35seg 5:51 5262/6272 84

Tercera edición de la carrera más sencilla de las que discurren por Madrid y ahí estábamos de nuevo gran parte de “Los Tragabirras” para hacer un buen tiempo y después vacilar de haberlo conseguido sin contar que la mayoría del trayecto es cuesta abajo.

En esta ocasión teníamos bajas por diversos motivos: Álvaro (lesión de rodilla), Álex (según él no quedaban plazas cuando fue a inscribirse por los merengues y ni muerto correría por los colchoneros) y César (todavía está celebrando que le han admitido en Columbia).

Pero allí estábamos el resto de Los tragabirras con la compañía de Mari Luz para dejar el pabellón bien alto. Antes de darse el pistoletazo de salida, los recién casados ya pusieron en conocimiento del resto de los integrantes del equipo su mal estado de forma después de tres semanas de luna de miel y Manu con la solidaridad que le caracteriza se propuso como acompañante en carrera de la parejita.

Lolo y yo suponíamos que estábamos en mejor forma, por lo que desde la salida nos distanciamos del resto del equipo con la sana intención de hacer un buen tiempo, pero como era de esperar después de la pequeña liada del día anterior, el ritmo de Lolo era bastante mejor que el mío por lo que le pedí que fuese a su ritmo desde el km 2. Intenté seguirle pero enseguida se me escapó, así que el resto de la carrera la hice sólo intentando bajar la marca del año pasado (44:21) y al final lo conseguí, haciendo 43;48, mi mejor marca personal después de los cubatas del día anterior y de dormir poco, se puede considerar como un éxito.

P.D: Enhorabuena a Cesar que ha sido admitido en Columbia y será nuestro anfitrión el año que viene en New York (Tienes todas las copas pagadas)

 

Representación de “Los Tragabirras”

 

Read Full Post »

Así es. Ha sido duro, muy duro. Tanto la carrera en sí como el entrenamiento para lograrlo. Pero después de más de 4 horas de esfuerzo, por fin podemos decir que hemos terminado un maratón.

Hemos decidido contároslo cada uno desde nuestro punto de vista. Es cierto que corrimos juntos los 42.195 metros, pero si algo hemos aprendido en esta carrera es que un maratón, sobre todo a partir del kilómetro 30, no se corre con el cuerpo; se corre con la mente. Y ahí dentro cada uno de nosotros estábamos muy solos y vivíamos nuestra carrera particular.

ÓSCAR

Por mi parte llegaba a la carrera con muchas dudas. Una semana antes, las múltiples molestias y lesiones que me habían acompañado durante toda la preparación parecían estar olvidadas. Seguían ahí, ya que aún tenía ligeras molestias en el tobillo, rodilla (pata de ganso en realidad) y pubis, pero eran molestias mínimas que había logrado mantener en “silencio” con masajes (gracias, Joseba) y estiramientos.

Pero todo cambió en la última semana, precisamente cuando los entrenamientos se vuelven más suaves. 5 días antes de la carrera, el tobillo comenzó a dolerme en un entreno como había varios meses que no me dolía. Y el día anterior, en un entreno de risa (6km a 6:30), me empezó a doler muchísimo el pubis, tanto que continué notando dolor durante el resto del día. El tobillo no me preocupaba: me podría hacer sufrir pero nunca pararme. Pero el pubis… tuve esas molestias hace años y con el paso del partido o de la carrera se puede llegar a hacer insoportable, y lo que es peor, puede llegar a impedirte correr.

La verdad es que llegué a la línea de salida con no demasiadas esperanzas de acabar, y pensando que sólo un mes después podría tener la revancha en el maratón de Donosti. Iba a darlo todo, pero sabía que la opción de no poder acabar estaba ahí.

La carrera en sí se dividió para mí en 3 partes:

Km. 0 a 21

La primera mitad del maratón tuve sensaciones malas. Bueno, en realidad las sensaciones eran buenas: íbamos a un ritmo relajado para acompañar a nuestro padre en su reto de acabar la media, las pulsaciones eran buenas… pero me molestaba y asustaba el pubis. Para colmo, a partir del km. 8 comencé a notar una molestia en el abductor. Una nueva lesión que apuntar a mi lista. Por cierto, en la misma pierna que el dolor de tobillo, pata de ganso y pubis. No hace falta ser médico para intuir que no es casualidad.

Se trataba de una molestia rara. El dolor continuo era pequeño, pero en determinados giros o subidas me daba un aviso de algo más, de que en cualquier momento me iba a sorprender y dejarme parado en el sitio. La verdad es que en esos kilómetros pensé que no iba a acabar, que intentaría llegar lo más lejos posible pero que tarde o temprano el pubis o el abductor me obligarían a pararme.

Decidí dejar pasar los km. a ver si salía el sol (figuradamente, recordad que era de noche y que además estaba lloviendo)… y funcionó.

Km. 21 a 38

Tras dejar a mi padre en el 16, donde le entró la pájara y prefirió continuar solo con su calvario (al final acabó, ¡ole sus huevos!), Gaizka y yo aceleramos levemente, pero sin llegar a las velocidades previstas antes de la carrera. Los 2 teníamos molestias y sabíamos que lo primero era acabar. El tiempo era lo segundo (acabó convirtiéndose en algo totalmente intranscendente).

A partir del 21 comenzó una carrera nueva para mí. Primero, porque al abandonar los que corrían sólo la media maratón, nos quedamos prácticamente solos (hubo un momento que pensamos que íbamos últimos, porque no veíamos a nadie por detrás). Y segundo porque el pubis y el abductor me dieron un respiro. Seguían ahí, pero parecían adormilados. Gané en confianza, y comencé a pensar que terminar era posible.

Hasta el kilómetro 30 mantuvimos un buen ritmo, al tiempo que seguían las buenas sensaciones: pocas molestias, bien de pulsaciones, y el pensamiento de que todo iba sobre ruedas. En esos 9 kilómetros adelantamos a bastante gente, y creo que recordar que únicamente nos adelantó un corredor.

Esto cambió aproximadamente en ese kilómetro 30. Gaizka comenzó a sentirse peor, y tuvimos que bajar el ritmo hasta límites insospechados. Nos olvidamos del reloj, dejamos de adelantar gente (salvo a los “muertos” que iban andando) y comenzamos a pensar que, fuera como fuera, teníamos que acabar sin andar ni un solo metro. El mensaje de “Con 2 cojones” de nuestra camiseta no estaba ahí por casualidad.

Por mi parte seguía muy fuerte, aunque comenzaron a amenazarme diferentes molestias. Cuando venía una, se iba la anterior, lo que me hizo concluir que la mente es muy selectiva, y se queda en cada momento con el dolor más fuerte, aunque seguro que en ese momento me dolía todo el cuerpo y ella me lo ocultaba. Primero fue el pie. No era el tobillo, era todo el pie lo que me dolía inmensamente cada vez que pisaba con mis 82 kg, sobre él. Un rato después fue la espalda. Cada paso que daba era como si me pegaran con un martillo en la parte alta, a la altura de la última vértebra. En cualquier caso sabía que eran lesiones dolorosas pero que no me impedirían acabar, así que mi moral seguía intacta y mi estado físico era bueno (para el tute que llevaba).

Km. 38 hasta el final

Pero todo cambió aproximadamente en el 38. Me encontré con el famoso muro, me entró una pájara de cuidado. No sé si fue físico o psicológico por ver tan cerca y a la vez tan lejos el final. El caso es que cada paso me costaba un mundo, cada 100 metros miraba al reloj a ver cuánto tiempo había pasado. El ritmo era ya de risa, y lo único bueno es que estaba tan absolutamente cansado que era incapaz de notar ninguna de las molestias que seguro que mi cuerpo estaba soportando pero mi cerebro no era capaz de procesar.

Trataba de consolarme a mí mismo pensando que 2 km. no son nada, o que en 10 minutos todo había acabado, pero la verdad es que parecí un muerto viviente hasta que Gaizka me “despertó” diciéndome que ya estábamos en el Guggenheim y que me quitara los cascos para poder oír los ánimos de un grupo bastante números y bullicioso que había justo antes de encarar la línea de meta. Unos segundos más y por fin… habíamos acabado nuestro primer maratón.

GAIZKA

Yo llegué a la carrera también con muchas dudas, pero a diferencia de mi hermano, las mias eran debidas a una preparación insuficiente, ya que no había hecho muchas tiradas largas y me daba mucho miedo lo que podría pasar más allá del km 30. También me preocupaba una pequeña lesión en los isquiotibiales que intenté alibiar colocandome el mismo sábado por la mañana en la feria del corredor unas tiras elásticas de esas que están tán de moda.

Km. 0 a 21

La carrera empezó bien, ibamos despacito, para conseguir que nuestro padre no se embalase y lograse acabar su reto particular. Me dolían un poco los isquios pero era soportable, y me encontraba muy bien de fuerzas. El único problema era que, como no podía ser de otra manera, la técnica nos falló y además de no oir los sms que nos enviabais, se me paraba la música todo el rato. En esta primera parte de la carrera nos cruzamos en varias ocasiones con nuestro amigo Luisao que estaba corriendo el medio maratón y con Raúl que andaba con la moto cortando el tráfico. Como ya ha dicho mi hermano, soltamos a nuestro padre en el km 16 aproximadamente y aceleramos un poquito hasta que vimos cómo el 90% de la gente torcía hacia la derecha hacia su meta después de pasar el Guggenheim y nosotros seguiamos recto para iniciar una nueva vuelta al circuito. Ahí era donde empezaba nuestro reto de verdad, nos enfrentabamos a otros 21 km y no quedaba otra que afrontarlos con dos cojones, así que nos chocamos la mano, paramos a echar una meadita y dijimos ” a por ello!”.

Km. 21 a 26

En este tramo fué cuando empezamos a darnos cuenta de lo solitaria que iba a ser la carrera, no veíamos a nadie corriendo a nuestro alrededor, y cada vez había menos gente animando, menos mal que por lo menos seguíamos bien de fuerzas (no gracias a la organización, que dejó un tramo de unos 7 km sin avituallamiento) y no teníamos ningún dolor excesivamente grave.

Km. 26 a 38

Aquí empezó mi calvario, aproximadamente en el km 26 me empezó a doler el abductor de la pierna derecha muchísmo, y cada paso que daba era un suplicio, no paraba de calcular los km que me quedaban para llegar a la meta y los metros pasaban muy despacio. En este punto de la carrera llegué a pensar que no iba a poder terminar. Pero iban pasando los km, al dolor de mi pierna derecha se quisó sumar otro igual de fuerte en la misma zona de mi pierna izquierda, pero no eran tán intensos como para hacerme parar así que empezaba a pensar que si no iban a más podría conseguirlo. Mientras todo esto pasaba, los km se iban sucediendo poco a poco y a mitad de camino hacia Elorrieta nos encontramos con los inesperados ánimos de Txarly y Bolo, que además corrió unos cuantos metros junto a nosotros animando ( el cabrón ya había estado cargando gasolina en el bar). El camino por la ria hasta Erandio se hizo interminable, no sabíamos donde teníamos que dar la vuelta exactamente y parecía que no llegabamos nunca a ese punto. En esta zona vimos mucha gente parada, pero nuestro reto no era únicamente acabar, teníamos que hacerlo sin recorrer un solo metro andando. Por fin dimos la vuelta en Erandio, ya estaba chupado, sólo teníamos que volver hasta Bilbao donde nos esperaba la gloria. De nuevo nos encontramos con Txarly y Bolo pasando frio en la entrada de un garaje y seguimos nuestro camino hacia Bilbao, cada vez más dolorido y cada vez más despacio, pero con paso firme hacia la meta.

Km. 38 a meta

En este tramo de la carrera me dolían hasta las pestañas pero las ganas de acabar la carrera y conseguir el reto que nos habíamos planteado tiraban de mis piernas, los metros pasaban muy despacio, no paraba de imaginarme entrando en la meta y poniendo fin a ese sufrimiento. Poco a poco (nunca mejor dicho) nos íbamos acercando a la meta y en el momento en el que vi el Guggenheim de nuevo recuperé las fuerzas, lo íbamos a conseguir, ya no quedaba nada. Un grupo de gente nos animaba en la recta antes de la meta y por fin, cuatro horas y pico de intenso sufrimiento después, llegamos victoriosos a la linea de meta entrando de la mano y profundamente satisfechos por haber conseguido superar este gran reto.

Las 4 horas 17 minutos y 18 segundos que invertí en correr el maratón me dieron para pensar muchas cosas que resumo a continuación:

-Filipides, eres un hijo p… por decidir correr esta distancia, pero tú moriste al llegar, te voy a superar!

-La próxima vez que alguien me diga no hay huevos, no los habrá. (eso una semana después no me lo creo ni yo)

-Hay que entrenar más tiradas largas para afrontar con garantías un maratón.

-Gaizka, tú puedes coño, con qué cara le vas a contar a la gente que te has retirado. Vamosssss.

¡SOY DE BILBAO!, ¿QUÉ RETO QUIERES QUE SUPERE?

AGRADECIMIENTOS

Queremos aprovechar el blog para dar nuestro agradecimiento a todos los que de una u otra manera nos habéis apoyado en este tiempo.

Los que acudisteis a la carrera: nuestros padres (siempre ahí), Paloma, Bolo (muchas gracias por correr esos metros junto a nosotros), Txarli, Raúl, Javi Díez…

Los que nos mandasteis ánimos con vuestros SMS: Uri, Uxue, Goros, Dani, Gontzal…

Los que nos habéis dado vuestros ánimos por Facebook o por el blog todo este tiempo: Mikel, Siro, Mata, Goi, Juanjín, Álvaro…

Joseba, el masajista que ha conseguido que un tío con la propensión a las lesiones de Óscar acabe un maratón, eso sí que es un milagro y no los de la bruja de Jaca.

Rubén Lahera, gracias a quien supe hace meses que acabaría un maratón este año, y sobre todo gracias a quien en unas semanas me pegaré un gran homenaje gratuito de comida y alcohol.

Y todos aquellos de los que nos olvidamos, para vosotros un agradecimiento más grande todavía, para que no os enfadéis.

A todos vosotros os dedicamos la victoria en esta primera batalla. Porque no olvidéis que esto no ha hecho más que empezar. Esperamos que haya más batallas, pero sobre todo recordad que el objetivo final está aún lejos en el tiempo y mucho más en el espacio:

New York, recuerda que no te tememos. Y ahora menos, porque sabemos que podemos batirte. Nos vemos en Noviembre de 2013.

¡CON 2 COJONES!

Read Full Post »

Eternal Running San Agustín de Guadalix 2012. La carrera de los invencibles.

Fecha: 23/09/2012

Lugar: San Agustín de Guadalix

Distancia: Teóricamante 10,3 Km, realmente fueron 5,7 km

Corredor: Álex, Lolo, Gaizka, Cesar, Óscar, Manu, Miegi y Jose

CORREDOR

TIEMPO

RITMO

PUESTO

PUESTO/100

Álex

40min 14seg

6:42

69/1707

4

Lolo

43min 15seg

7:12

110/1707

6

Gaizka

44min 26seg

7:24

128/1707

7

 Cesar

46min 35seg

7:46

171/1707

10

 Óscar

46min 47seg

7:48

175/1707

10

Manu

51min 38seg

8:36

252/1707

15

Miegi

55min 53seg

9:19

304/1707

18

Jose

55min 54seg

9:19

305/1707

18

LOS TRAGABIRRAS al completo

Espectacular resultado de “Los Tragabirras” en esta peculiar carrera de obstáculos, entrando la totalidad del equipo entre los 20% mejores y terceros en la clasificación por equipos, y para celebrarlo hemos decidido, emulando el mítico capítulo de los Simpson en el que Lisa fabrica un robot parlanchín (Linguo), contar la carrera que vivimos cada uno de nosotros personalmente .(Los más lentos enviarán la crónica cuando les salga de los hu… y algún día la incluiré).

Linguo

Linguo

Manu:

Mañana perfecta para la práctica del running en la Sierra Madrileña. Un grupo de atletas y amigos aspiraba a lo máximo, pese a los equipos de bomberos que participaban en la cita. Algunos miembros del Tragabirras ya eran Invencibles, al haber terminado con éxito la edición del año anterior celebrada en Moralzarzal. A Gaizka, Megi, Álex y Manu, se unían este año deportistas de renombre como Lolo, Óscar, César y Jose.
Para no desentonar, el departamento de marketing adquirió unos uniformes de bañistas forzudos para optar al premio “disfraz original” por equipos, con los colores gloriosos del Athletic Club, franjas blanquirojas. No podemos pasar por alto el apoyo femenino recibido por parte de Mari Luz, Elisa y Myriam, cuyos gritos de ánimo empujaron a más de un corredor hacia la meta cuando las fuerzas escaseaban.

Ahí va Jose como un toro

Después de comprobar lo estilizados que nos hacían los trajes, como siempre a unos más que otros, nos citamos en la salida, recogimos el caldo de apoyo que da la organización y nos colocamos el dorsal. En una de las lecciones aprendidas de la temporada anterior, intentamos colarnos lo más adelantados posible en la salida, de cara a evitar atascos. La única estrategia era esperarnos en el avituallamiento de mitad de carrera para tomar unos chatos y una piececita de fruta.
Sin embargo, en cuanto el brasas del speaker dio la salida, los Tragabirras iniciaron cada uno la guerra por su cuenta. Paso a relataros mi visión de los hechos;
Tuve una buena salida, tratando de coger un lateral para no tragar polvo. Las aglomeraciones y codazos iban en aumento en cada curva. Cogí la delantera pero un error garrafal me hizo perder muchas posiciones. En el primer foso de barro que tomé por el centro, no me di cuenta de que no había salida y tuve que ser ayudado por Óscar y Lolo para salir. Gesto noble de compañerismo que devolví al tenderles la mano para salir del hoyo. Perdido en el gentío, vi como Óscar (el hermano bueno) y Lolo adelantaban puestos en persecución del trío de cabeza César, Álex y Gaizka después de pasar la primera zona reptando.

El equipo practicamente al completo subiendo una montaña de tierra

Tras subir un camión de paja, cruzar el río dos veces y saltar 10 contenedores de obra (en mi opinión lo más duro de la carrera) me entró una pájara y pensaba que era el farolillo rojo del equipo. El recorrido continuaba por la calles del pueblo, con algunas subidas que hubiese preferido hacer en telesilla, atravesamos el campo de fútbol y llegamos a la piscina. Qué gustazo tirarse al agua después de ir pasando tanto calor y haber cogido 5 kilos de barro. Los saltos alegres y chapuzones del resto de participantes en la entrada al agua, contrastaban con las caras de dolor y angustia después de nadar 50 metros cada uno como podía.
Cual fue mi sorpresa al llegar al punto intermedio de avituallamiento y comprobar que no me había esperado nadie!! Ese hecho rastrero me hizo reaccionar, tomé medio vaso de Aquarius y emprendí la caza a mis compañeros. Recorté muchísimo tiempo a pesar de escuchar a Policías y otros miembros de la organización (algunas de ellas de buen ver), la jodida frase “Corre, que tus compañeros de equipo hace un rato que han pasado…”.
Entré de vuelta al circuito como un toro, adelantando rivales, saltando todo tipo de obstáculos y avanzando cual serpiente entre el alambre de espinos para subir el último camión de paja y bajar por el tobogán gigante. Llegué a escasos segundos de Álex, Gaizka, Óscar, Lolo y César contento por el esfuerzo realizado. La mayor alegría vino al comprobar que no era yo quien cerraba el grupo. Megi y José aún tardarían un tiempo en llegar. Vaya militares que tenemos, en fin, no comments.
Una vez reagrupados en meta, nos dimos una ducha en lo más parecido a una cárcel que espero que ninguno de nosotros esté nunca y a tomar birras haciendo honor al nombre del euipo.
Próximos retos: Carrera de la Ciencia y Derbi de las Aficiones. Ojalá vayamos sumando compañeros. Gran domingo de deporte. Hasta la siguiente!
El dandy: Álex, llegó en media hora escasa haciendo valer una dura pretemporada.
El crack: Premio compartido para Lolo y Óscar por sacarme del foso al inicio de la carrera.
El duro: Un abuelo de 70 años con barbas que acude a todas las carreras y termina con buena nota.
Vaya día: Megi, su entrenamiento diario en el cuartel no le permite grandes alardes. No es corredor para las grandes citas. Es un trotón.
 
Lolo:

Domingo 23 de septiembre, 9:05 am, me despierto acelerado al haberme quedado traspuesto cuando sonó el despertador allá a las 8.30 y es que después de haber tenido una dura batalla con el alcohol la noche anterior un servidor se acostó a las 5 de la madrugada. No importaba, algo me decía que un gran día esperaba por delante… Breve desayuno, ducha rápida y zumbando por la M-40 hacia la otra punta de Madrid…

En la llegada a San Agustín había nervios, era primerizo, la primera vez que corría una carrera, mi primera “Eternal Running” y, por supuesto, mi primera participación con los TRAGABIRRAS… esos nervios se diluyeron de forma efímera debido al fabuloso recibimiento en el grupo, me hicieron sentir como si se ya llevase varias carreras a las espaldas junto a ellos, lo cual redujo mi proceso de adaptación al mínimo.

Y llegó la hora, mucho movimiento y buen rollo se desprendía en los momentos previos a la salida, a las 11 de la mañana allí estábamos esos 8 fabulosos (y atléticos…) integrantes del equipo más uniformado, presos bañistas forzudos vestidos del Atleti con los huevos bien apretaditos… A nuestro alrededor, gente de lo más variopinta, disfraces peculiares, hombres y mujeres de gran rango de edad, tíos hipermazaos, la bella pitufina, helicóptero pululando por encima de nuestras cabezas… pero todos derrochando simpatía y con ganas de hacer deporte.

Una dura carrera nos deparó, muchos obstáculos que superar, desde el principio nos pusimos como auténticos cochinos… venga a tirarte por aquí, venga a agacharte por allá, ahora escálate esto otro, luego piscina bicolor para quitar un poco de barro… y allí sin esperarlo tan pronto estaba el rico avituallamiento, junto a mis compañeros César y Gaizka (con los que me alié durante casi toda la carrera) deparé comiendo y bebiendo de todo un poco a la espera de la llegada del resto de compañeros. Llegada que no se producía y retomamos nuestro camino pasados 5 minutos, allá continuamos por el monte con más obstáculos por delante… casi sin darme cuenta por lo rápido que se había pasado todo, allí estaba divisando la meta, y astuto yo intente esquivar el barrizal del comienzo… pero hay cobarde de mí… que no sabía que me esperaba el tobogán de la muerte definitivo para los que no queríamos mojarnos todavía un poquito más… Y por fin crucé la meta con la sensación de que quería más, allí me esperaba nuestra flecha Alex, casi a la par llegaron Gaizka, César y Oscar, y poco a poco se fue completando el cupo de los Tragabirras que ya podíamos decir que éramos INVENCIBLES…

Después procedimos a hacer honra a nuestro nombre y fuimos a compartir todos aquellos maravillosos momentos que vivimos aquel domingo con una gran ingesta de cañitas. Ese momento fue lo mejor comentando todas las jugadas y andanzas superadas.

No querría terminar este artículo sin agradecer la labor de nuestras maravillosas acompañantes, las cuales estuvieron detrás nuestra para animarnos y cargar con bártulos y cámaras para que queden reflejados en imágenes todos los recuerdos de aquel domingo; esperemos que también se animen a correr para la próxima.

Simplemente me guardo mis últimas palabras para agradecer el gran día vivido junto a mis compañer@s del TRAGABIRRAS, ya que gracias a ell@s toda la dureza de la carrera y obstáculos (y a pesar de las secuelas en las piernas los días siguientes…) se convirtió en un auténtico placer, a la espera de que pronto se vuelvan a reunir estos auténticos INVENCIBLES de LOS TRAGABIRRAS!!!!!!!!!!

Álex:

23 Septiembre. San Agustín de Guadalix. Mañana cálida pero agradable. 9 intrépidos forzudos autollamados “tragabirras” y disfrazados de presos bañistas rojiblancos desafían a auténticos atletas. Carrera rápida y dura, llena de obstáculos, y multitud de desniveles. Tras los primeros obstáculos tomo la delantera. Paso por el avituallamiento sin tiempo para detenerme ya que notaba la presión de algún miembro del tragabirras que iba muy fino como Manu. Por momentos la carrera de hace dura pero antes de darnos cuenta estábamos en meta disfrutando de unas maravillosas birras. Hoy lunes duro, codos y rodillas magulladas pero alegres ya que podemos decir que somos Invencibles. Próximo reto el derbi de las aficiones.

 Óscar:

Magnífica e inolvidable carrera ésta de los invencibles, así como la compañía de ese gran equipo que son los Tragabirras. Prometo convertirme en un asiduo en ediciones futuras.

Por empezar por lo negativo, sólo pondría 2 “peros”:

La distancia de la carrera, un poco corta (unos 6km, cuando se suponía que eran más de 10)

Lo cerca que estaba el primer obstáculo de la salida, lo que creaba unas aglomeraciones terribles en las primeras pruebas, y desvirtúa un poco la clasificación: llegar unos segundos antes al primer obstáculo podía suponer varios minutos al salir del cuarto o quinto. Creo que de no haber sido por esto podría haber luchado por la victoria. Bueno, la verdad es que Alex iba como un tiro, pero seguro que habría peleado con Lolo por la segunda plaza.

Creo que sería mejor un par de kilómetros de carrera tras la salida, y a partir de ahí atacar los obstáculos con algo menos de amontonamiento.

¿Lo bueno? Los obstáculos, que hacen de esta una carrera épica e inolvidable. Para mí el más duro el de la piscina: se me hizo interminable tener que atravesar una piscina llena de barro y mierda en general con las zapatillas puestas y toda la tralla que llevaba en brazos y piernas.

En fin, lo importante es que los Tragabrirras, ¡¡SOMOS INVENCIBLES!!

Sucios pero contentos, de nuevo ¡Somos Invencibles!

Gaizka:

Agradable mañana la del pasado domingo para la práctica del ridículo (lo que hacíamos con los disfraces que lucíamos). Quien más quién menos iba acojonado por el futuro de su ojete, pues a todos nos quedaba bastante ajustado el susodicho disfraz y tenía pinta de que íbamos a acabar con rozaduras en tan delicada parte de nuestra anatomía.

Tras inmortalizar el momento y soportar los vaciles de nuestra gran afición, nos dirigimos a la línea de salida con la intención de colocarnos en la parte delantera del grupo de salida para evitar los atascos de los primeros obstáculos. No hubo demasiada suerte y aunque no estábamos demasiado atrasados, tampoco éramos de los más adelantados. Los primeros metros de la carrera discurrían por una zona especialmente seca por lo que se produjo una polvorera bastante sería, Cesar y yo optamos por ir por un lateral intentando encontrar algo de aire fresco y a la vez procurando adelantar algunos puestos. El primer obstáculo era una montaña de tierra seguida de un gran charco de barro que acertadamente atacamos por el lateral pues era prácticamente imposible salir por el centro debido a la gran altura a salvar. Tanto Cesar como yo habíamos conseguido colocarnos en una buena posición hasta llegar a un grupo de contenedores en el que no estuvimos tan hábiles y vimos como el amigo Álex nos adelantaba por la derecha sin poder hacer nada pues un par de gañanes nos bloqueaban el paso. Después de esto pasamos un par de veces por el río (más sucio incluso que los charcos de barro) y fuimos por unos caminos donde era imposible adelantar debido a la estrechez de estos. Una vez de vuelta en el circuito de obstáculos nos hicieron pasar por un tubo de tela oscuro donde casi nos ahogamos por la polvorera que se montó en su interior, tras salir de ahí nos tocó saltar un grupo de 10 contenedores ( ver video min 2:52) donde una señorita hizo que casi me abriese la cabeza y me hiciese unas cuantas magulladuras en la pierna derecha. c

De nuevo fuera del circuito nos hicieron subir una mini  montaña muy inclinada que empecé a subir corriendo y tras el grito de socorro de Cesar continué andando. Después de esto vino la novedad de la carrera, teníamos que hacer un largo de la piscina municipal nadando, a priori parecía una buena idea refrescarse un poco y quitarse el barro que llevábamos, pero rápidamente nos dimos cuenta de que nadar con las zapatillas puestas no iba a ser fácil y acabamos andando en cuanto hacíamos pie. A estas alturas de carrera Lolo nos había cogido a Cesar y a mi. Tras la piscina llegó la mejor parte de la carrera, el avituallamiento, donde habíamos quedado para reagruparnos “Los Tragabirras”, pero rápidamente nos dimos cuenta de que Álex no estaba por la labor de sacrificar ni un segundo esperando a sus compañeros de aventura. Nuestro mini grupo fue bastante más solidario y mientras degustábamos vino, Kalimotxo, aceitunas, melón… esperamos al resto de integrantes del equipo, pero como por allí no aparecía ningún bañista forzudo más decidimos seguir con la carrera.

Tras el parón, con las fuerzas renovadas empezamos a subir el ritmo, primero se escapó Lolo y poco más tarde  yo hice lo propio con la sana intención de adelantarle en el tramo final de la carrera en plan rastrero, pero debido a que la carrera finalmente era más corta de lo previsto y a que Lolo con la excusa de no mancharse y mojarse más atajó en un par de obstáculos me fue imposible darle alcance.  Pasé las últimas pruebas lo más rápido que pude, paré a saludar en el micro del speaker y finalmente entré tercero a un minuto del “atajador” Lolo.

Hablando con el speaker

Hablando con el speaker

Read Full Post »

Older Posts »